24 y 25 de diciembre de 2012

El folleto dice que la misa tardará todavía un rato en empezar, pero a mi llegada el aforo calculado en veinte mil almas ya está ampliamente suscrito y despachado. Me conformo con un nicho en un extremo de la nave central, en la parte más alejada del altar, peleándome el espacio existencial con una pila de agua bendita.

Le echo la culpa a las hordas geriátricas, tan comunes en este país, seguramente acechando las puertas de la iglesia con horas de antelación. Andaderas entrelazadas con andaderas reflejando el débil brillo del cielo nocturno, esta vez, sólo por esta vez sin quejarse del frío. Me los imagino durante la tarde repartidos en los cafés de la plaza disfrazando con ganas de torta la afición al café bautizado. O tal vez la afición al azúcar y la crema pastelera con ganas de café. La mirada siempre clavada en los pesados listones de las puertas de la iglesia…

Me sorprende el comienzo de la música. La disfruto con convicción. Muevo las caderas para enseñar a los lugareños cuál es el lugar de la música. Me doy cuenta de que sólo estaban afinando los instrumentos. Miro de reojo pero nadie parece haberse percatado. En todo caso levanto la frente y recobro la compostura. En el proceso me golpeo la cabeza con una gárgola.

La ceremonia empieza. El clero llega y se posiciona en el altar: una procesión de por lo menos veinte túnicas. A alguien se le escucha decir que la misa la oficiará un cardenal. ¿Me dejaría besarle la bordadura a la salida? Entre el ambiente gótico, la música de órgano y los mendigos colados y ligeramente borrachos a mi derecha me siento en un espíritu medieval.

Esta gente definitivamente es experta en eso de la música sacra. Qué belleza de composiciones. Forman parte del legado de aquella ventana de imaginación que tuvieron un par de siglos atrás, justo antes de que se dieran con igual vehemencia a la tarea de avanzar las ciencias y las humanidades de la manera más aburrida posible: oscilando entre la abstracción agresiva y la pasión desbordada.

¿Cómo están mis viejitos allá enfrente? Hola, ¡esto es una iglesia! ¡Para dormir con compañía, el cine! (…)

25 de diciembre de 2012
Asunto: feliz navidad!!!

Hola mamá:

Fuimos a la misa de gallo en la catedral de G., que es muy bonita. Nos sorprendió encontrar la mejor vista al fondo de la iglesia. Nos gustó la ceremonia y la música, el único detalle que empañó un poco la experiencia fue quedar detrás de un señor que se obstinaba en disfrutar la música como si una iglesia gótica tuviera algo que ver con una playa brasilera. Por no hablar de sus descaradas miradas a las «espaldas» de las feligresas. Menos mal que una pila de agua bendita nos garantizaba un campo visual magnífico. Te mando fotos de la cena más tarde.

 Cariños a todos,

L.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: